Jueves 28 de Diciembre 2023
TURISMO

Valle de los Cóndores: el santuario de las aves rapaces para disfrutar en familia el fin de semana

Un lugar que invita a desconectarse del estrés y conectarse con la esencia de la vida.

Turismo. Fuente: (Twitter)Créditos: Twitter.
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

¿Te gustaría ver de cerca a los cóndores, los águilas y los halcones? ¿Te apetece explorar un paisaje impresionante de alta montaña, con plataformas escalonadas, paredes verticales, cascadas y cuevas? ¿Te animas a probar el asado de cordero y el vino artesanal en un refugio acogedor? Si tu respuesta es sí, entonces el Valle de los Cóndores es tu destino ideal.

El Valle de los Cóndores se encuentra en el extremo sur de Tarija, casi en la frontera con Argentina, en la Cordillera del Pabellón, dentro del municipio de Padcaya. Es un territorio que combina la fogosidad selvática del oriente boliviano con la linda aspereza y altura andina. Aquí se alberga una de las colonias de cóndores más grandes del mundo, con más de 100 ejemplares que sobrevuelan el cielo azul.

Los cóndores son las aves voladoras más grandes del planeta, con una envergadura que puede superar los tres metros. Son considerados sagrados por muchas culturas andinas, que los ven como mensajeros de los dioses y símbolos de libertad. Estas aves rapaces se alimentan de carroña y tienen una gran capacidad de adaptación a diferentes ambientes. Sin embargo, también enfrentan amenazas como la caza, el envenenamiento, la pérdida de hábitat y el cambio climático.

Para admirar el vuelo de los cóndores, lo mejor es visitar el valle entre mayo y octubre, cuando el clima es más seco y hay menos nubes. Se recomienda llegar temprano por la mañana, cuando los cóndores salen de sus nidos para buscar alimento. Desde el mirador natural se puede observar cómo planean con elegancia, aprovechando las corrientes de aire. También se puede ver a otras aves rapaces, como águilas y halcones, que comparten el espacio con los cóndores.

Pero el Valle de los Cóndores no solo ofrece un espectáculo natural, sino también una oportunidad de aventura. El valle es el resultado de la lucha entre la fuerza de los volcanes y la majestuosidad de los glaciares, que han modelado el paisaje en forma de mesetas con paredes verticales5. Estas formaciones geológicas son ideales para practicar la escalada, una actividad que se realiza en el valle desde hace años, con respeto y consciencia ambiental.

Además, el valle cuenta con senderos que permiten recorrer sus rincones más bellos, como las cascadas, los pozones de color turquesa, las cuevas y las rocas con formas caprichosas. Entre ellas destaca la Muela del Diablo o Las Tinajas, una roca ícono del Alto Maule, que se formó por el enfriamiento de la lava basáltica y que ha sido erosionada por el agua y el viento.

Después de un día lleno de emociones, nada mejor que relajarse y disfrutar de la gastronomía local. En el refugio "El Cóndor" se puede degustar el asado de cordero, una carne tierna y sabrosa, acompañada de papas, choclo y queso. También se puede probar el vino artesanal, elaborado con uvas de la zona, que tiene un sabor dulce y fuerte. El refugio ofrece un ambiente cálido y familiar, con chimenea, música y juegos de mesa.

Para pasar la noche, se puede optar por el camping "Los Pinos", que ofrece parcelas con sombra, baños, duchas, electricidad y agua potable. También se puede alquilar una carpa o una cabaña, o simplemente dormir bajo las estrellas. El camping está rodeado de naturaleza y tranquilidad, y es un lugar perfecto para contemplar el amanecer y el atardecer en el valle.

El Valle de los Cóndores es un destino que lo tiene todo: naturaleza, aventura, cultura y gastronomía. Es un lugar que invita a desconectarse del estrés y conectarse con la esencia de la vida. Es un santuario de las aves rapaces, pero también de los viajeros que buscan experiencias únicas e inolvidables.